Haikus del confinamiento. Dosis de recuerdo.

Hace ya un mundo, en junio, publiqué una primera recopilación de los Haikus del Confinamiento; se trataba de seleccionar algunos de los que había ido escribiendo a diario durante aquel tiempo cercano en el que apenas podíamos salir de casa. Esa entrega (¿a quién?, ¿a qué?) estaba dedicada a los que yo había agrupado bajo el epígrafe de “ventanas a la calle”.

Ahora, cuando parece que, como el reflujo de una mala digestión, vivimos otra vez bajo la amenaza de las cifras que no terminamos de entender, siento una pequeña urgencia de seguir con otros capítulos. No sea que a la tarea hecha se sume el trabajo por hacer.

Aquí van, por tanto, algunos de los que hablaban de pájaros, playas y campos. Nada como estar encerrado para percibir de otra manera los seres y lugares gastados por mi mirada cotidiana.

 

2- Pájaros en vuelo libre

(que habla sobre la observación de estas extrañas criaturas con alas)

 

#3

Oscuro nido

vigilia de sus crías.

Pliego mis alas.

23 de marzo

 

#12

La escoba

lleva plumas de gorrión

a la basura.

1 de abril

#19

Aves de ciudad

de larga cola negra

y pecho blanco.

8 de abril

 

3- Playas en las que naufragar

(sobre la nostalgia de la arena y el agua con sal)

 

#34

¿Cuánto tiempo más

soportará mi playa

sin caminantes?

24 de abril

 

#45

Pasos junto al mar,

al otro lado, casas.

ciudad de invierno.

5 de mayo

 

#46

Barca de tablas

que se mece en la brisa

recién lavada

6 de mayo

 

4.- Campos en los que estaré

(cuando recuerdo cómo son el barro, la hierba y las piedras y lo que ahí sucede)

 

#5

El paseante

camina por los campos

en sus escritos.

25 de marzo

 

#6

Oigo que viene

momento de semillas

sin temporada.

26 de marzo

 

#27

Riego en mi huerto

de abrazos guardados

y pasos perdidos.

16 de abril

 

Para hacer esta selección releo un poco distraídamente cada haiku. Algunos me llevan al momento y emoción, al descubrimiento de ese instante de cinco, siete, y cinco sílabas. Otros, por el contrario, no me dicen nada diferente de lo que me diría un diccionario si buscara en él cada una de sus palabras.

En todo caso, en el momento de escribirlos todo era real; así, diré que cuando no queda el latido, queda al menos lo escrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s