Indicios de Masa Corpral en la Autorute des Pyrénées

En ese tramo de la A-64, la Autorute des Pyrénées, muchas de las áreas de servicio tienen nombre compuesto. No sé a qué se debe atribuir ese hecho: no creo que sea necesidad de enfatizar, ni tampoco indecisión. Por lo que yo conozco del carácter francés no se deberá al interés de contentar dos extremos ni tampoco al fin de tener que enfatizar alguno de ellos; suelen ser gente directa, asertiva, clara y a veces un tanto áspera.

En realidad, me da igual ese motivo, no viene al caso.

La cuestión, en cambio, es que mientras un pequeño desorden de partículas de polvo y polen flota y no termina de asentarse en una de esas áreas de servicio, llega una furgoneta de color blanco que estaciona junto a las mesas de pique-nique. Imposible aparcar más cerca.

Se abren las puertas laterales y en perfecta secuencia descienden las tres generaciones de una familia que ha cruzado la frontera en pos de unos días de vacaciones.

Aire_131756

L’aire (c) JR

Sin duda, comparten apellidos, horas de barbacoa y juicios de valor. Una suerte de uniforme orgánico crea un efecto de armonía: todos ellos superan en un 20 ó 25% el Índice de Masa Corporal recomendado, por lo que en un reconocimiento de salud laboral el médico de la Mutua les propondría con desgana alguna medida de reforma. Ellos lucen perilla, con mayor o menor proporción de canas a la vista.

Los microorganismos presentes en el área continúan su impredecible navegación, chocando a veces entre sí y dando lugar a imprevistas parábolas truncadas.

Sin necesidad de que nadie dé instrucciones (las dos niñas pequeñas llevan camiseta rosa) se dirigen y aposentan en la única mesa protegida por una sombrilla de paja. De las numerosas bolsas de tela del Híper (todas ellas iguales, con brillantes bandas de colores) van saliendo fuentes envueltas en papel de aluminio, tarteras, platos, cubiertos y también botellas en cantidad suficiente. No se oye una voz más alta que otra.

Una corriente de aire (quizá debamos decir con más sencillez “una ráfaga de viento”) desplaza de sus caprichosas órbitas a la diminuta galaxia de bacterias y moléculas dispersas, que incluye infinitesimales restos de bocadillos que se hicieron con pan de ayer.

Al pasar junto a la mesa bien surtida pueden ver los vasos de plástico en los que se sirve la bebida, todos del mismo color amarillo.

Anuncios

3 pensamientos en “Indicios de Masa Corpral en la Autorute des Pyrénées

  1. Anónimo

    Lo que me extraña, es que dadas las circustancias, no se oyera una voz más alta que otra, ¿será que las nuestras, las voces, tapaban las suyas..? o quizás se concentraban en el hecho de que los vasos, amarillos, eso sí, no se volaran….
    Ne

    Responder
  2. Josetxu Autor de la entrada

    No es fácil saberlo, recordamos más la fotografía que el vídeo. Es posible que el simple pase del tiempo depure los sonidos que no resultan siempre necesarios.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s