Miradas cruzadas

Necesito andar y vuelvo a casa dando un gran rodeo. Al pasar por la playa de Las Arenas veo al fondo un crucero atracado en el muelle.

Levad las anclas (c) JR

Levad las anclas (c) JR

Aún no nos hemos acostumbrado a tenerlos por aquí, y nos siguen llamando la atención. Continúo el paseo con la mente enmarañada en los jirones de mi día, pero al rato me vuelvo a comprobar si el barco sigue allí todavía, y como ahora lo veo a través de los mástiles de las embarcaciones de recreo, no estoy seguro de si es él lo que se mueve o es mi propio caminar el que produce su deslizamiento en el espacio.

Otras veces, al hacer este mismo paseo entretengo mi vista en los bloques de piedra de la escollera, y sobre ellas veo corretear nerviosos animalitos: normalmente son pájaros, pero en ocasiones lo que mis ojos ven son pequeñas ratas por un instante.

Camino un poco más tratando de recomponer los restos de la jornada. Enseguida puedo comprobar que es el crucero el que avanza hacia la salida de El Abra y que, entonces, lo que escuché pensando que era un claxon o tal vez la bocina de una fábrica, ha resultado ser la sirena del barco que anunciaba, advertía o amenazaba con soltar amarras.

El muro de verdín (c) JR

El muro (c) JR

 

Acelero mi paso para tratar de verlo más de cerca, pero es más rápido en su torpe desplazamiento marino que yo en mi ligero caminar por tierra. Me cruzo con gente: con gente que me mira y con otros que no, y a los que yo miro, y veo. Pero no me detengo porque  quiero captar la imagen poderosa del barco que se aleja para poder entender su rumbo. Cuando veo la foto capturada en mi móvil de nuevo se revela que mi intento ha sido tan baldío como cuando intento guardar un trozo de lo ya vivido en un pequeño escrito.

Todos los días se mueven, pero algunos de ellos, de puro cruzados, hacen que yo no se sepa si todavía voy o si ya, atravesando hacia atrás el tiempo, vuelvo.

 

 

 

1

Vendrán días (“Nunca el tiempo es perdido”. Manolo García)

7 pensamientos en “Miradas cruzadas

  1. javi magu

    Grande Manolo, inspirador, como tus creaciones, amigo Txes! Que la calma nos ayude a seguir hacia delante y encontrarnos, por ejemplo, escuchando al gran Manolo…..

    Responder
  2. nerea

    “¿es él lo que se mueve o es mi propio caminar el que produce su deslizamiento en el espacio?”

    Si Freud, como buen observador de la conducta humana, hubiera prentendido ser un poco menos científico, y mejor comunicador, o mejor escritor, estoy segura de que en alguna de sus publicaciones hubiera deslizado alguna frase de este tipo, al hilo de la descripición de las relaciones humanas…

    Y si Manolo García , además de buen poeta o escritor, tuviera un “lenguaje musical “, “fondo musical”, más creativo quizás me entusiasmaría…

    Y si “el paseante”, no fuera capaz de reparar en los animalillos de encima del muro…probablemente no sería paseante, si no que, ” estaría dando un paseo”

    Ne

    Responder
    1. Josetxu Autor de la entrada

      Cada uno buscamos cosas distintas mientras nos movemos, observamos, paseamos o escuchamos canciones; eso no impide que unos veamos lo que buscamos y otros, por el contrario, veamos lo que nos atemoriza.

      Responder
  3. Xenia García

    Yo, hace unos años, redescubrí una nueva forma de caminarme el mundo. Recorrer en bici la ciudad te permite tener de compañero al viento y el paisaje cambia en función del ritmo al que uno vaya. Como muy bien escribió Muñoz Molina en el blog donde nos conocimos, “Ir en bicicleta a hacer algo es como ponerle música a una tarea cotidiana de la vida” 😉

    Responder
  4. Josetxu Autor de la entrada

    Sí es cierto que recorrer una ciudad en bici también es especial. A mí, de todas formas, andar me permite ir más distraído que cuando pedaleo, andar es el ejercicio básico, ¡casi el único que conservamos desde que éramos trogloditas!

    Responder
  5. jonjauregui

    Me gusta eso de andurrear, no le había bautizado con ningún nombre pero sí lo practico. Andurrear, saber de donde sales pero no por donde vas a ir ni a donde llegarás, la mente libre en captar hasta el mínino detalle de lo que va pasando a tu alrededor. Al paso que vamos seguro que algún mal día algún protector de gilipolleces hará lo posible para que se prohíba. Y lo prohibirán. “Prohibido salir de casa sin saber a dónde se va “

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s